miércoles, 4 de febrero de 2009

Evocaciones...

ACTO 1 ESCENA 1
NARRADOR:
Alguna vez, cuando daban una curva a buena velocidad en una calle oscura, donde habían dado la vuelta miles de veces antes, se encontraron rebotando por los aires porque alguien puso un rompemuelles sin señalización alguna y de la noche a la mañana. Alguna vez se preguntaron quienes diseñaron la Planta de Fundición de Vinto, quienes realmente escribieron la NCPE, quienes diseñaron el Proyecto Manhatan JR. y convirtieron América Latina en un zoológico de Elefantes Blancos. Pues hay una OFICINANGA para ello.

INTERIOR OFICINANGA (Lunes 19-01-09, 17:00:00)
Ingresa la JEFA, mujer oriental, de alrededor de 45 años, pero ella dice 30 (si claro); se sienta a la cabeza de la mesa en la que RAWI se encuentra por segunda vez en su vida. Hay varias otras personas que comparten el oficio de RAWI y también están sentados a la mesa, se reparten algunas hojas en las que están garabateados bosquejos de algún plan de una mente, tan maestra y macabra, como inocente y tonta.

JEFA:
Como podrán ver, hay que ir a Santa Cruz a hacer el trabajo X-24-32-K, yo voy ¿quién viene conmigo?

Un delicado silencio se apodera de la habitación, mientras RAWI, escudriña sus pensamientos.

RAWI (Pensando):
Veamos, tarea X-24-32-K, ojalá no sean más rompemuelles (lee). Pero esta tarea, no sólo es de difícil realización, sino también peligrosa, preferiría quitarle la lasagna a Garfield.

La JEFA vuelve a preguntar quien ira con ella e interrumpe los pensamientos de RAWI. A estas alturas de la reunión, nadie se ha brindado, así que la JEFA comienza a preguntar uno por uno a los asistentes mientras los señala con el índice. «No, no puedo», «No, tengo mucho trabajo», «no, gracias, tengo pendientes» son respuestas que se van escuchando, hasta que le toca a PEPE.

JEFA:
¿Ujte?
PEPE:
Puej voy. (Un paceño acérrimo, tratando de imitar a un camba arrofaldao)
JEFA:
¿Y Ujte?
RAWI:
Agradezco el ofrecimiento, pero temo que debo rechazarlo mas me encantaría argumentar el por qué de mi negativa.
JEFA:
No ej necesario.

Mientras la JEFA, continuaba tratando de conseguir pseudo voluntarios para la encomienda, RAWI pensó en que podría ser divertido aprovechar la oportunidad e ir en busca de los Bloggers, de los cafés y de la Santa Cruz, que hace más de 7 años que no visitaba, sentirse más cerca del hipocentro de la truculenta historia que leyó en el “pasquín de la resistencia”

RAWI:
Siento interrumpir, pero he cambiado de opinión y deseo adscribirme a la comisión…
JEFA (interrumpiendo):
No se hable máj, parten esta noche… RAWI, podej argumentar las razones de tu cambio de opinión a PEPE durante el vuelo si querej…
PEPE:
En ese caso me voy por tierra.

(Todos Rien)
Cae el Telón, mientras las primeras notas de “Trying to pull myself away” de Glen Hansard, comienzan a sonar.

ACTO 1. ESCENA 2.
NARRADOR:

Santa Cruz, se presenta como una carnicería en la que abundan los cortes de todos los tipos, a decir de un servidor, la “colita de cuadril”, es el perfecto. Esa tierra que ha sabido darle un lugar, que no entiendo bien todavía, a la estética, puesto que se puede observar contradicciones marcadas y macabras. RAWI esta solo, sentado cerca de una ventana del Café Lorca, en plena esquina de la Plaza 24 de Septiembre. Se siente aletargado por la suerte de cansancio que el calor le provoca a sus pensamientos. La lectura, el cigarrillo y el café hervido, no es suficiente para ahuyentar el calor.

Entra una mujer hermosa, se sienta a unos metros de RAWI, abre su LapTop y comienza a teclear algo que seguramente esta a medias y RAWI se pregunta si será algún post, si será algún comentario, alguna triquiñuela del “Facebook”, quien sabe si un cuento, o una diatriba contra el servicio de TV cable. La mujer es blanca y tiene una apariencia de “neo hippie irredimible”, probablemente francesa.

MUJER:
Me taej un Ice tea… por favor
RAWI (meditando):
Est Incoryable! Es cambita, hubiera jurado que su extranjerismo es delicioso, pero anonadado como estoy, debo decir que su orentalismo es delicioso. Me pregunto si el aroma del Camel le es agradable, quien sabe si deba apagarlo y encender un cubano… no, no, no, muy presuntuoso e infantil, quien sabe si deba…

Se aproxima un espécimen de magnánima apariencia de “Australopithecus Robustus” pasado de peso, su sudor había marcado dos tonalidades sobre su camisa: azul oscuro y otro mucho más oscuro acuoso. El hombre tenía marcas oscuras sobre su piel clara, eran las que los pliegues de su gordura generaban por la fricción, sin embargo, su olor no era repulsivo ni su rostro, más lo era el peso, el aire que desplazaba su volumen, que impactaba contra el gracioso y cisnesco humo del cigarrillo de RAWI.
Cae el Telón, mientras las primeras notas de “Gold” de Glen Hansard, comienza a sonar.



ACTO 2. ESCENA 1
RAWI se desplaza en un taxi.
NARRADOR:
Vayamos desde el principio. Después de haber ultrajado a la sabana de cabalgadura y al monte fantástico, la gigantografía ha hecho su hogar en Santa Cruz y obliga a todo habitante o estante a creer que puede tener unos dientes tan blancos como los granos de maíz crudo, justo como de los que esta hecho el aceite de “arcor” súper light que sostiene la moldeo del lado y cuya cintura compite con la muñeca del reloj que se observa en la del lado que en realidad muestra la ventana entreabierta de una vagoneta en la que la familia camba viaja feliz al destino soñado “el plan 3000” (hasta ahí llevaron a RAWI la oleada de continuos billboards). En alguna oportunidad había hablado de tan digno barrio sin conocerlo, que magnifica explosión de olores y colores... La rotonda es un mundo minúsculo, en el que un hombre cuya belleza hubiera dejado por tierra a del mismo Paris, vestido con unas sandalias desgastadas, una polera que ni siquiera un naufrago atesoraría y un short de “Oriente”, ofreció a RAWI CDs de “Vicente Fernandez” y un tal “Winston Yandel”. RAWI Caminó sin entretenerse mucho, para que Beky no llamara mucho la atención. Encontró comida para desconfiar, bebida para desconfiar y una buena cerveza “Antartica” bien helada. Contrató un carretón para dar un par de vueltas, pero tanto bocinazo impidió su intento de evocar, sino invocar, el pasado. Se paró en frente de dos puteros clandestinos, en cuyas puertas contiguas las curvas sudorosas de sus samaritanas, le invitaban «Tengo ventilador, pase a mi pieza». Pero se le hacia tarde y tenía que poner en practica la tarea X-24-32-K.

ACTO 2. ESCENA 2
SOBRE la tarea X-24-32-K
Páginas extraviadas…
ACTO 2. ESCENA 3
RAWI camina solo, por las calles circundantes a la 24 de Septiembre, ingresa a algún café internet, para jugar algún juego tonto, ha decidido, ni revisar su mail, no vaya a recibir instrucciones de la OFICINANGA. Toma cuanto liquido puede y observa los escaparates de las tiendas. RAWI va meditando sobre el calor, el sudor, la piel, el cigarro y las hamacas.

RAWI (meditando):
Me pregunto si todos los nativos de esta tierra sienten este milimétrico hormigueo que siento en la piel. El sudor me hace pensar en hormigas, en una gentil marabunta que se alimenta de mi savia epitelial. Mas cuando observo las pieles que se muestran generosas a mi alrededor, encuentro seda, en lugar de hormigas.

“If you want me” de G.H. y Marketa Irglova, comienza a resonar en la mente de RAWI, cuando un par de pantorrillas llaman la atención a su cabeza agachada que buscaba fuego para su cigarrillo. RAWI camina en silencio, como si una extraña atracción hubiera obligado sus pasos a caminar a metros de distancia de la mujer. Desde luego, fue el parecido físico lo que llamó su atención ¿Qué podría estar haciendo, aquella belleza Kirguistana en medio de Santa Cruz?

RAWI (meditando):
Si pudiera retener el aire que exhala y pudiera respirarlo… quien sabe si lograría engañarme y creerme a cincuenta mil leguas, justo ahí, contemplando esos ojos de tiburón montaraz. Cada movimiento de la tela del vestido delgado actúan como seguramente lo hacen los vistosos anzuelos entre las acuosas imperfecciones que ve el pez vela en alta mar, justo antes de convertirse en trofeo.

La mujer ingresa a un Café Internet y RAWI la sigue. Ya no hay maquinas disponibles, sólo cabinas telefónicas, hace un par de llamadas y luego va en busca de su libreta de notas, para retratar el momento con descripciones ampulosas, como gusta hacer. Pero las palabras le faltan. Es el calor. Cierra torpemente su libreta y trata de imaginar qué es lo que escribe la mujer, trata de imaginar que es ella, a miles de leguas, escribiendo desde su oficina en Bishkek, el email que hace más de dos meses que no llega… Ahora, Glen Hansard y Marketa Irglova no tienen palabras para Rawi, sólo Joaquín Sabina: “Lo nuestro duró, lo que duran dos peces de hielo, en un whiskey on the rocks…”.

RAWI sale y camina sin esperanza, guiado por la noche, por su anhelo de toparse con algo o alguien fascinante que lo extraiga o adormezca, que lo convenza de hallarse en una Paris tropical llena de palmeras y mosquitos, en una Amsterdam, donde los mostradores femeninos carecen de vidrio o en una Tokyo que ha desterrado la tecnología de Akihabara por la entropía de Las Siete Calles. Pero en lugar de ello se ha encontrado con una mitad partida por la mitad, que le ha dejado el sabor de la calle vacía de la media noche, con una ventisca a la que le falta valor para convertirse en huracán de medio pelo. (Las notas de “All the way down” de G.H. ya están sonando con fuerza)



ACTO 3 ESCENA 1
SOBRE la tarea X-24-32-K
Páginas extraviadas…
ACTO 3 ESCENA 2
NARRADOR
La Feria del “Barrio Lindo”. Si acá hubiera terminado esta expedición urbana, RAWI se hubiera sentido más que satisfecho. Si hubiera necesitado alguna excusa para votar por el NO, no hubiera necesitado otra mayor que aquella indescriptible belleza de jeans descoloridos y polera negra anudada a la cintura.

RAWI (meditando):
Todo lo que sé de la belleza femenina acaba de sufrir una fractura. Una magnánima contradicción. Una visión de piel canela se me ha revelado exhibiendo un “NO” en el pecho, como un ominoso designio. “NO me conocerás”, “NO me tendrás”, “NO respirarás mi aire”, “La luciérnaga de tu cigarrillo NO alumbrará nuestra exhausta intimidad”, “NO smoking”. Eso es el colmo… me ha mirado y en lugar de la clásica y confortable invisibilidad que genero en el género femenino, me ha mirado directamente a los labios que exhalaban mi humo espeso… ha atravesado mi comodidad con una desaprobatoria mirada. Adiós la quimérica esperanza de pedirle las llaves de la ciudad prohibida, adiós la esplendida idea de solicitar su nombre para inmortalizarlo en un poema de literatura de toilette.
NARRADOR
La mujer se fue. Pero mientras se alejaba dejo en RAWI la impresión de llamarse Magdalena, digno nombre de una hembra, como otra, “que hasta el hijo de un Dios… que una vez que la vio… se fue con ella…” (Suenan las notas de “Falling Slowly” de G.H. y M.I., con una octava más, el eco de los tacos de los afrodisiacos tacos del NO)

ACTO 3 ESCENA 3
Café Lorca
Rawi se encuentra en bebiendo café y fumando un cubano… lee sus notas y las alterna con algo de Yukio Mishima y su novela que no se deja dejar, escribe el cuento que cree que por fin ganará el Premio Franz Tamayo, pero sabe que ni siquiera vera la luz de un cabezal de impresora. Se sienta como lo haría alguien en el metro, atento a todo lo que pasa a su alrededor, pero aparentando no prestar atención a nada. Se siente satisfecho. El trabajo que vino a hacer, esta prácticamente hecho. Lo que vino a llevarse en su cuaderno de notas, esta prácticamente como esperaba, sin una sola letra importante. No ha visto ni recopilado nada sobre los bloggers, no se ha encontrado con nadie (sin dobles intenciones).

MUJER:
Tenei fuego

El acento chileno sonó a invitación, una invitación que RAWI estaba dispuesto a dejar pasar… pues no quería un amor civilizado del siglo XXII, del sofá y buenas noches de madrugada, del preservativo incongruente y la higiene que taladra la comodidad de las dos semanas. RAWI no quería su Santa Cruz con remordimientos, pues si los iba a tener, prefería que sean del corazón y no sólo del calzón. RAWI acero su encendedor hasta la mano de la mujer.

MUJER
Gracia

RAWI sólo asintió.

Si bien permaneció en Santa Cruz dos días más, bien se podría decir que no se movió de ese lugar y al imaginario piano de su amanecer no abandonó su nube de humo ni dejó el ardor de sus pensamientos. Ahí sentado, RAWI, vestía una y mil veces a su belleza Kirguistana con una polera que tenía un gran NO en el pecho y por alguna magia de la Matrix, llegaban cariñosos mails perfumados que atravesaban los océanos y mares y se cargaban con el sabor de los besos interminables de los amantes, que duran lo que duran dos peces de hielo en un whiskey on the rocks…


Gracias.

8 comentarios:

Sergio M. dijo...

Se deja leer. Me gustó la parte de barrio lindo. Beldades con piel de canela se encuentran mucho por acá. Algo condescendiente tu percepción de la mujer oriental, pero supongo que es por motivos de forma y no de fondo.

No se hasta que punto la rotonda central o su mercado tengan algo de romántico. Mas bien caótico. Al menos los sábados de feria. Tendrías que conocer la ¨Ciudad de la Alegria¨ o el complejo de ¨Hombres Nuevos¨ para apreciar lo que el trabajo de los vecinos del plan 3000 y voluntarios puede hacer.

Se ve que le diste duro al soundtrack de ¨Once¨. Si me permites, te recomiendo el disco ¨The Cost¨ de la banda The Frames, la banda de Glenn Hansard.

Suerte...

NADIE dijo...

Rawi, realmente no te encontraste con Nadie, es una lástima, me hubiera gustado mostrarte otra visión de Santa Cruz, o por lo menos invitarte un café, mis oficios se encuentran cerca de Lorca, será la próxima.

Noto algo de melancolía en tus letras, un debí y no hice!. Me gusto Acto 1 Escena 1 NARRADOR, no solo existe esa oficina parece que trabajas en ella no?
Si la podrida te lee la alegoría de la carnicería, te va ha cantar una de perros, pero es muy real y cierta, mis amigos dicen que en esta tierra hasta los postes tienen formas!
Tu ojos de turista interno ven cosas que difícilmente, los lugareños vemos, comparto el comentario de Sergio M. la vista de la plazuela del plan 3000 es pintoresca para un turista, es la teoría del caos en carne y hueso.
Sobre la piel canela, realmente te impactó. _Hay que hacer una diferencia la mujer de estas tierras tiene una naturaleza altiva y se sabe deseada, por eso mira con desden a todos los de nuestro género, especialmente a aquellos que venidos a esta tierra tienen la forma lasciva de mirar, como si de leones enjaulados estuvieran por ser soltados en medio un rebaño. Sin embargo en su defensa, tienen un humor facíl, tono agradable y son graciosas al alago masculino, como toda vanidosa les encanta que resaltes sus bondades. La próxima cuando veas a tu Kirguistana o una kangaskana, con tu prosa seductora iluminala con verbos altisonantes humoristicos y salameros.
un abrazo

Rawi dijo...

Sergio M.

Agradezco su visita por este espacio.
Pues tiene razón es muy condescendiente la percepción de esas hembras de esas latitudes, pero es que nada menos puede hacerse.

Desde luego, me falta conocer mucho más mucho mucho más Santa Curz, como para apreciar su sociologia, pero mi paso me dio sólo para eso.

Estoy buscando "The Cost" ¿algun link? ¿quizás?

Esto para NADIE.

A NADIE cuento mi lamento, pues la Kirguistana es real, asi como el eco de su nombre que al sonarse al viento se vuelve huracan.
Que lastima que un cafe con NADIE no haya acompañado mi cita con la tierra Santa y que lastima que mis vientos no me lleven hasta allá muy pronto.

Tengo a bien contar esto a NADIE, pues a las mujeres orientales, siempre me ha gustado contemplarlas, hablarles y decirles lindas cosas, mientras nos traen el desayuno a la cama. JEJEJE.

GRACIAS a ambos

Sergio M. dijo...

aqui tenes la dirección para bajarte ¨The cost¨....le das click a ¨download torrent¨ y listo:

http://www.torrentreactor.net/torrents/1612413/The-Frames-The-Cost-*reseed*

Rawi dijo...

Muchisimas Gracias Don Sergio M. Ahora si me veo obligado a darle uso al Bit torrent que no tengo en gran aprecio...

Gracias.

La MaJo dijo...

rawi como siempre!

La MaJo dijo...

oies...
gracias pro entrar a mi blog y dejar cosas ahi botadas... me gustan las cosas q encuentro botadas... siempre soy de las q las levantoy las guardo en algun bolsillod e mis pantalones con muchos bolsillos

Rawi dijo...

Que puedo decir Majo, gracias de ida y vuelta. Se nota que anda usted Mucho. Ya posteare aca algo más. Hedecidido hacer este blog. bilingue y matar el de ingles. bye.